En este artículo nos concentraremos en analizar dos tipos de investigación según la finalidad que persiguen, específicamente hablaremos de las diferencias entre investigación básica e investigación aplicada.

Entre las definiciones tenemos que, la investigación es un conjunto de procesos sistemáticos, críticos y empíricos que se aplican al estudio de un fenómeno o problema (Hernández, Fernández & Baptista, 2014). Es un proceso sistemático de resolución de interrogantes y búsqueda de conocimiento que tiene unas reglas propias, es decir, un método (Navarro et al., 2017). Investigar viene de la palabra latina sustantiva vestigio “seguir la huella”; también se puede interpretar in vestigia – ire que significa ir en pos de unos vestigios, de unos rastros… Sus sinónimos son indagar, inquirir, buscar, rastrear, hacer diligencias para descubrir una cosa, averiguar.

La finalidad para la cual se investiga determina el tipo de investigación. Esto significa, en términos generales, que, si el estudio busca comprobar supuestos teóricos en un contexto de la realidad determinado, la investigación es básica o pura; por otro lado, si el abordaje se realiza para resolver un problema concreto, entonces la investigación es aplicada.

Tabla 1 Diferencias entre investigación básica y aplicada



Investigación BásicaInvestigación Aplicada
PropósitoContribuir con la literatura. Explorar nuevas teorías o probar teorías existentes.Resolver problemas prácticos, ayudar en la toma de decisiones.
OrigenBrechas en la literatura: nuevas variables, nuevos contextos, etc.Problemas prácticos: ineficiencias, fallas, inconformidades, etc.
Relación con la teoríaImprescindible. Sea explorar o probar teorías.Necesaria: Se utiliza la teoría para aplicarla en la resolución de problemas.
Aplicación de los resultadosNo aplicables directamente.Aplicables directamente.
AlcanceExploratorio y concluyente.Generalmente concluyente.
Presencia de hipótesisNecesaria (dependiendo del alcance)No necesaria
Rigurosidad metodológicaFundamentalImportante.

En resumen, la Tabla 1 nos explica que la investigación básica busca hacer aportaciones a nuevos conceptos y teorías, mientras que la investigación aplicada se concentra en resolver problemas puntuales y mejorar el proceso de toma de decisiones.

¿Tienes problemas para elaborar tu trabajo de tesis?

La investigación básica nace cuando el investigador encuentra una brecha en la literatura, es decir que encuentra una aportación significativa a la exploración y comprobación de teorías. Es por ello que la investigación básica se centra en la teoría, mientras que la investigación aplicada utiliza la teoría para resolver problemas prácticos.

Los resultados de una investigación básica no se aplican de manera inmediata. Recordemos que la investigación básica se centra en las aportaciones a las teorías, mas no en resolver problemas. Por otro lado, la investigación aplicada se realiza como soporte en el proceso de toma de decisiones, buscando resolver problemas prácticos lo más antes posible.

La hipótesis o proposición (dependiendo del enfoque) es necesaria en la investigación básica, puesto que representa la cuestión central sobre lo que se va a investigar. Sin embargo, la hipótesis no es tan necesaria en las investigaciones aplicadas. Si bien pueden existir, la finalidad de la investigación no será probarlas.

Finalmente, la rigurosidad metodológica. Si bien es cierto que toda investigación, independientemente de su tipo, debe ser ejecutada con la mayor rigurosidad posible, en las investigaciones básicas la prolijidad del método debe ser probada de ser pertinente y correcta. Por otro lado, la investigación práctica es más flexible, puesto que no es necesario probar los instrumentos de análisis. Los cuestionarios pueden ser más flexibles y no testeados.

¿Por qué es importante conocer las diferencias entre los dos tipos de investigación?

La respuesta es simple, al distinguir estos dos tipos de investigación se puede elegir una línea de investigación acorde a nuestra disponibilidad de tiempo e información. El tipo de estudio dependerá también del formato que te envíe tu universidad; por lo tanto, deberás reconocer en el formato el tipo de investigación que te solicitan.

Generalmente los formatos de investigación aplicada contemplan en su estructura un capítulo para una “propuesta”. Y es a través de esta propuesta que se plantea una solución alternativa al problema, por medio del diseño de planes estratégicos, cursos de acción, propuestas de políticas, normas, etc. En este caso, lo más importante del trabajo se centra en la propuesta, la cual deberá ser coherente con los resultados de la parte investigativa. La mayor parte de los trabajos de titulación de pregrado y maestría tienen esta tipología, aunque últimamente se ha visto mucho desarrollo de investigación básica.

Aprende a elegir tu tema de investigación

Por otro lado, los trabajos de investigación básica se centran en la comprobación de la hipótesis, por lo que todo el estudio se centra en la rigurosidad del método para testear la teoría a través de los datos recopilados en un contexto determinado. Este tipo de investigación es típica de los programas de doctorado.

Para entender mejor la diferencia planteemos un ejemplo. Supongamos un estudio sobre la “calidad”; en una investigación aplicada el problema se centraría en la deficiencia de la calidad de una determinada institución, por lo tanto, el objetivo sería analizar el problema para plantear una posible solución, por lo que se revisa la literatura para identificar un modelo teórico que pueda aplicarse para resolver el problema en cuestión. En contraparte, en una investigación básica el problema se centraría en la brecha de la literatura, es decir, qué falta investigar para contribuir con la construcción de la teoría en análisis. Por lo que se revisa la literatura para sustentar las hipótesis a través de las referencias teóricas y metodológicas, para finalmente comprobar el marco teórico a través del método adecuado sobre los datos recabados.

Si quieres más información sobre este tema puedes consultar nuestras redes o contactar a uno de nuestros asesores.

Compartir

Deja un comentario